jueves, 30 de marzo de 2017

Boletos, "hongos" de poros amarillentos

Comprende las especies que presentan un himenio formado por tubos, "hongos" en sentido popular en muchas regiones de España y en este apartado comentaremos las que presentan los poros más o menos amarillos ya en estado inmaduro y cuya carne no ennegrece al manipularla ni cortarla (Leccinum). 
en este grupo encontramos buenas especies comestibles y algunas incomibles por su amargor.
Una de las más interesantes es sin duda el Butyriboletus appendiculatus (= Boletus appendiculatus) con pie amarillo y provisto de una retícula en lo alto y sombrero de color gamuza a avellana o marrón rojizo. Aunque la carne azulea un poco al partir es un gran comestible. Indistinguible del B. subappendiculatus cuya carne no azulearía al partir.
Una especie muy próxima es el Butyriboletus regius (= Boletus regius)  con sombrero de un precioso color purpuríneo o carmín y un pie amarillo provisto igualmente de una retícula en lo alto. Como en el caso anterior con iguales características macro y microscópicas, el B. pseudoregius presentaqría una carne que azulea al cortar.
El Boletus pulchrotinctus es bastante raro en el norte, pero común en las comunidades mediterráneas y sobre todo algunos años, presenta porte muy similar al del temible Boletus satanas, con un sombrero con tonos rosados en el bordes y un pie bulboso e igualemente rosado, pero con carne amarilla y azuleante y poros amarillos.
Muy común y abundante el Caloboletus calopus (= Boletus calopus) se parece mucho a alguno de los buenos Boletus de poros blancos tales como el B. edulis o B. reticulatus, sin embargo presenta un fuerte azuleamiento en todas sus partes y el pie exibe colores rojizo, bien punteado o reticulado.
Formas de Caloboletus calopus con pie punteado de rojo muy semejantes Boletus erythropus de poros rojos.
Una especie muy próxima a la anterior e igualmente amarga e incomible es el Caloboletus radicans (=Boletus radicans) de sombrero muy claro, blanquecino y pie blanco o amarillento, sin tonos rojizos.
 Por último dos especies más bien raras y más próximas a los boletos de poros rojos que a éstos, el Imperator torosus (=Boletus torosus) muy mazudo, de carne amarilla pero enrojeciente en las mordeduras y muy fuertemente azuleante pero no amarga y por tanto comestible y con poros amarillo aunque en los ejemplares adultos pueden tomar coloraciones rojizas.
Muy parecido al anterior el Boletus xanthocyaneus con sombrero y pie que se mancha con tonos rojo sangre o rojo vivo y como el anterior de carne amarilla pero de azuleamiento muy intenso al cortar.

Esquema de las principales especies


miércoles, 22 de marzo de 2017

Seta de los caballeros y afines

Las setas de los caballeros y afines son en realidad especies del género Tricholoma, por tanto especies carnosas de esporada blanca y láminas escotadas, con coloraciones amarillas, amarillo verdosas  amarillo grisáceas.
Sin duda la más conocida es el Tricholoma equestre, o seta de los caballeros, de comestibilidad muy discutida y actualmente considerada como mortal aunque muchas personas la consumen y se ha consumido durante muchas años en algunas regiones. Presenta láminas amarillas y un olor fúngico agradable.
Bastante parecida es el Tricholoma suphureum, también de láminas amarillas, en general de pie más estilizado pero sobre todo diferente por su desagradable olor como de gas.
El Tricholoma bufonium, en realidad casi se puede considerar como una variedad del anterior, presenta el mismo olor desagradable de gas, porte estilizado y láminas amarillas pero difiere por el color rojizo o purpuríneo del sombrero.
El Tricholoma sejunctum es el representante más común de un grupo con coloraciones amarillas muy parecidas a las de las setas de los caballeros pero con láminas blancas o solo un poco amarillentas hacia los bordes y la mayor parte con sombrero muy fibriloso radialmente. Es comestible de baja calidad porque su carne es un poco amarga.
El Tricholoma luridum es muy afín al anterior, con sombrero de igual coloración que recuerda al de la Amanita phalloides, pero con láminas blanco grisáceas y muy gruesas y espaciadas en la madurez. Carne de sabor harinoso, no amargo.
Mientras que el T. sejunctum es más propio de bosques caducifolios, el T. viridilutescens es de coníferas, de porte más pequeño, menos de 5 cm y carne sin sabor amargo. Resulta difícil separar de la variedad T. sejunctum var. coniferarum, también de coníferas cuya carne es un poco amarga y en general de más de 5 cm de diámetro.
Se trata de un grupo muy complejo con otras muchas especies, en general más raras, como el T. viridufucatum, T. joachimii, T. arvernense, etc, cuya diferenciación es para expertos, pero todas son de similares características gastronómicas y con láminas blancas claramente diferenciadas de la seta de los caballeros.

Esquema de las principales especies de Tricholoma amarillentas.


lunes, 13 de marzo de 2017

Cucumelas y amanitas volvadas sin anillo

Aquí vamos a describir un grupo de especies de gran porte que se caracterizan por perteneces al género Amanita y por tanto presentan sombrero y pie separables, láminas libres y esporada blanca y están provistas de una gran volva membranosa en la base resto del velo general, pero su velo parcial que unía el borde del sombrero con el pie es fugaz y no deja ningún resto sobre el pie que en generales largo y estilizado.
La más común de todas las especies de este grupo es la Amanita vaginata, de volva fina y blanca, pie blanco, liso y uniforme y un sombrero de una coloración que va del blanco al grisáceo según las variedades.
Muy parecidas la A. pachyvolvata y A. magnivolvata presentan un mayor porte y sobre todo una volva muy gruesa, rojiza en el primer caso y blanca en el segundo.
La oronja enfundada, Amanita fulva ,en realidad es otro cucumelo de similar porte que los anteriores, con sombrero de una coloración un poco anaranjada o más bien ocre anaranjado, volva también ocrácea y como el resto del grupo sin anillo en el pie largo y estilizado que presenta.
La Amanita crocea, muy similar al cucumelo común, presenta una volva membranosa también blanca pero un sombrero de una bonita coloración ocrácea o albaricoque como la anterior, típicamente con el pie tigrado o escamosillo o en la variedad subnudipes que ilustramos liso.
Uno de los más bonitos cucumelos es la Amanita battarrae (=A. umbrinolutea) con pie liso, volva con tonalidades ocráceas y un sombrero típico con el borde muy estriado y una coloración que va del gris amarillento al ocráceo o amarillento con el centro más oscuro.
Por último el cucumelo con porte menos típico del grupo, Amanita mairei, en general con pie más corto, menos estilizado, muchos restos membranosos sobre el sombrero de coloración grisácea o gris marrón y una volva membranosa amplia cuyo bordes se sueltan del pie y se tienden a abrirse como un tulipán.

Esquema de las principales especies de Amanita con volva membranosa y sin anillo.


miércoles, 1 de marzo de 2017

Patitas de rata amarillas y rosadas

Las setas que se conocen popularmente como "patitas de rata" son hongos pertenecientes al género Ramaria de formas muy peculiares como corales, coliflores o arbolillos, aunque fáciles de diferenciar del resto de hongos, sin embargo complicadas para determinar su especie. Existen un gran número de especies, algunas de muy pequeño tamaño, aquí vamos a ver las de gran porte y colorido amarillo o amarillento al menos en el tronco. En general son todas comestibles, aunque poco consumidas y en algún caso un poco laxantes, especialmente las de colores rosados.
La más común en hayedos y bosques caducifolios en general es la R. flava, de coloración general amarillo vivo, aunque en los viejos ejemplares puede tomar una coloración más ocrácea por las esporas. Es imposible de diferencir de la R. lutea si no hacemos uso del microscopio para comprobar la presencia o ausencia de fíbulas en las hifas.
La R. flavescens puede presentar alguna tonalidad rosada en las extremidades pero con coloración general amarilla y esporas más grandes que las especies anteriores. Y en general más rara aunque frecuentemente confundida con esta o con alguna de las anteriores especies la R. aurea difiere fundamentalmente por caracteres microscópicos, principalmente por la falta de fíbulas en los tabiques de las hifas.
Algunas especies presentan manchas rojizas como de sangre en el tronco y a parte baja de las ramitas, son la R. sanguinea y la R. eosanguinea, prácticamente iguales si no usamos el microscopio para diferenciarlas, la primera carece de fíbulas y en los tabiques y la segunda las tiene.

Esquema de las principales especies de Ramaria amarillas


Algunas patitas de rata pueden presentar coloraciones amarillentas, pero con un claro dominio del color rosado o vinoso, aquí encontramos un grupo con propiedades laxantes importantes.
La más conocida de todas es la R. formosa, con ramas rosadas y extremidades al principio amarillas y en la madurez pueden pasar todo a ocráceo por las esporas.
Macroscópicamente indistinguible y por supuesto muy afín y con las mismas propiedades laxantes la R. neoformosa se diferencia de la anterior con el uso del microscopio, carece de fíbulas en los tabiques de las células.
Para ilustrar este importante carácter de las fíbulas, aquí tenemos unas hifas de Ramaria con abultamientos en los tabiques, fíbulas.
La R. subbotrytis es sin duda una de las patitas de rata más espectaculares con un llamativos color salmón, especialmente en los ejemplares jóvenes antes que las esporas ocráceas enmascaren su colorido. Laxante y no comestible como las anteriores.
Y prácticamente la única patita de rata comestible con coloraciones rosadas o más bien vinosas es la R. botrytis,de troncos rosado o amarillo rosado al principio y con puntas vinosas más oscuras. 

Esquema de las principales especies de Ramaria con dominio del color rosado.