jueves, 16 de noviembre de 2017

Entolomas o setas engañosas tricolomoides

Los entolomas o setas engañosas son las especies del género Entoloma, antiguamente conocidos como Rhodophyllus llamado así por el color rosado de sus láminas en la madurez ya que su esporada es rosa. Comprende un gran número de especies de muy complicada determinación, con una morfología muy variable que recuerda la de otros géneros tales como Tricholoma, Clitocybe, Mycena, Collybia, Leucopaxillus, Agaricus, etc, de ahí que se conozcan como setas engañosas. Salvo alguna excepción la mayor parte son tóxicas y causantes de un gran número de intoxicaciones precisamente por su aspecto en muchos casos agradable y apetitoso y por supuesto por sus parecidos con otras especies comestibles.
La especie más común y peligrosa y la que más intoxicaciones genera en Navarra y posiblemente en todo España es el Entoloma sinuatum, una gran seta de gran porte, un aroma excelente harinoso y con grandes parecidos con otras muchas especies comestibles como el Calocybe gambosa o seta de primavera, el Clitocybe nebularis o pardilla, el Agaricus arvensis o champiñón de prado, etc, de todas ellas se diferencia por sus láminas amarillentas y rosadas en la madurez y escotadas junto al pie.

Lo más característico de las entolomas es precisamente sus esporas que en masa son de color rosado y que tiñen de este color las láminas, el alto del pie y a veces partes de otras setas sobre las que se apoyan.
También es característico de los entolomas las formas microscópicas de sus esporas poligonales, algo poco usual entre hongos y que permite identificarlas fácilmente con pequeñas muestras
Otra de las especies más comunes es el Entoloma rhodopolium de sombrero grisáceo o marrón grisáceo claro y un poco higrófano y pie rosado.
En los prados también es común el Entoloma sericeum que podría confundirse con alguna senderuela, pero presenta sombrero grisáceo e higrófano, láminas rosadas y en general pie y sombrero muy frágil.
El Entoloma lividoalbum es una especie de porte de un Tricholoma, pero con láminas rosadas en la madurez y sombrero marrón claro higrófano, con fuerte olor y sabor harinoso. 
Aunque la mayoría de las especies de este grupo son tóxicas hay algunas comestibles, pero poco recomendables por los riesgos de confusión, entre ellas está la molinera, Clitopilus prunulus, que a diferencia de las especies del género Entoloma, ésta tiene las láminas muy decurrentes rosadas en la madurez y un fuerte olor de harina.
Y otra de las especies de entoloma comestibles y de gran belleza es el Entoloma bloxamii, de un bonito color azulado en sombrero y pie y por supuesto láminas escotadas y rosadas en la madurez.
Y por último entre las especies comestibles de este grupo mencionaríamos el Entoloma clypeatum típica especie primaveral.

Esquema muy simplificado de las principales especies de Entoloma de porte tricolomoide


Otras muchas especies de Entoloma son menos problemáticas por su escasa carnosidad y porte delicado.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Volvarias

Las volvarias son setas comestibles y algunas cultivadas poco conocidas y en general poco consumidas por sus parecidos con otras especies tóxicas como las amanitas mortales, Amanita verna o Amanita phalloides. En realidad son un grupo de hongos próximos a las amanitas y que comparten varias características como son el porte estilizado, el pie separable del sombrero y la presencia de una volva membranosa en la base, pero difiere fundamentalmente por su esporada rosa que tiñe de esta coloración las láminas en la madurez.
La especie más interesante y la de mayor porte es el Volvopluteus gloiocephalus = Volvariella gloiocephala de sombrero viscoso que desarrolla sobre serrín, en pacas de paja, en cultivos de barbecho y en general en ambientes muy nitrófilos. La V. volvácea es similar pero de sombrero seco y otras diferencias microscópicas.
También de gran porte la Volvariella bombycina presenta un sombrero seco y afelpado y una gran volva ocrácea en la madurez y típicamente desarrolla en la base de troncos o tocones.
Volvarias más pequeñas y con menos interés gastronómico, pero sí micológico, encontramos otras especies, algunas especialmente curiosas como la Volvariella surrecta que desarrolla sobre carpóforos de otras especies, especialmente pardillas o illarrakas, Clitocybe nebularis.
Sobre otros sustratos encontramos la Volvariella hypopithys de sombrero blanquecino y liso
Y la más rara del grupo la Volvariella caesiotincta de sombrero grisáceo y sin interés culinario pro su rareza

Esquema de las principales especies de Volvaria s.l.





martes, 31 de octubre de 2017

Valle de Araquil (28/10/2017) Hayedo y robledal

Algunas especies interesantes aparecen fundamentalmente ligadas a tocones, troncos o madera donde se conserva más la humedad.
 El Pseudohydnum gelatinosum como su propio nombre indica parece un Hydnum pero gelatinoso, de una gran belleza.
 También rara e interesante sobre troncos en descomposición el Pleurotuys dryinus, una seta lignícola con carne muy dura y nada fácil de observar.
 Mucho más rara una variedad de yesquero pero con un himenio formado por largos aguijones y en general una carne blanda y frágil, el Sarcodontia pachyodon = Spongipellis pachyodon.
 Mucho más común pero no por ello atractiva sobre tocones muy descompuestos el Coprinellus disseminatus.
Y una de los muchos hongos corticoides que recubren la mayor partes de las ramas muy descompuestas, en este caso de haya, la Junghuhnia nitida, una corteza porada, al principio blanca y en la madurez amarillenta.n

viernes, 27 de octubre de 2017

Pleurotos

Se conocen popularmente como pleurotos los hongos con carpóforos con pies excéntricos, laterales o sin ellos, entre los cuales se encuentran algunas especies de interés culinario como la seta de cardo o la cultivada seta de tocones. En este artículo vamos a comentar las de un tamaño importante y más o menos carnosas. La mayor parte son lignícolas y desarrollan sobre troncos o tocones en descomposición y unos pocos son terrícolas. Todos son comestibles de mejor o peor calidad.

ARISTA DE LÁMINAS ENTERA O LISA

Sin duda uno de los pleurotos más apreciados es el que sale en tierra, ligado a los cardos, el Pleurotus eryngii, de láminas blancas y decurrentes y en general pie muy corto y excéntrico.
También en tierra se encuentra otra especie parecida de muy rebuscado nombre científico, Hohenbuehelia petaloides, no sale ligada a los cardos, con un pie totalmente lateral y es de carne muy dura y por tanto de menor calidad culinaria.
La mayor parte de los pleurotos desarrollan sobre troncos y en general resultan fáciles de cultivar y bastante polimórficos. Los más interesantes son de láminas blancas en la madurez y con arista entera, el más común el Pleurotus pulmonarius de sombrero gris o marrón muy claro, con pie corto lateral o inexistente.
De coloración marrón oscura y a veces no fácil de separar del anterior el Pleurotus ostreatus también cultivado como el anterior.
Formando grupos sobre troncos y en forma de concha como los anteriores, con pies laterales y muy poco desarrollados y coloraciones ocráceas y láminas no propiamente blancas de arista denticulada encontramos el Panus conchatus de gran porte.
Más pequeño que el anterior, también de láminas denticuladas y sombrero peloso sobre todo en el borde, el Panus neostrigosus = Panus rudis = Lentinus strigosus.
También en grupos y con portes concoides generalmente a ras de suelo y sobre tocones muy descompuestos de pinos la Tapinella panuoides de sombrero y láminas amarillentas o amarillo ocráceas y carne blanda, flexible y coriácea y por tanto de escaso interés culinario.
Muchos más raros, de sombrero coriáceo flexible y láminas con arista aserrada dos especies el Lentinellus vulpinus de sombrero rugoso y el Lentinellus ursinus de sombrero un poco peloso.
De sombrero y coloración similar al Pleurotus ostreatus típico, pero sombreros generalmente aislados, casi siempre en pinares, láminas ocráceas en la madurez y con pié marrón peloso la Tapinella atrotomentosa de carne un poco amarga y por tanto sin interés culinario.
Especie más rara es el Pleurotus cornucopiae de sombrero embudado y con un pie bien desarrollado y excéntrico más que lateral.
Entre los pleurotos de láminas blancas y arista entera, no denticulada, posiblemente el más raro es el Pleurotus dryinus, generalmente unido a las hayas, de carne muy dura y por tanto de escaso valor culinario y presenta un velo parcial que deja restos sobre el pie o en el borde del sombrero y su carne amarillea al madurar.

Esquema de las principales especies de "pleurotos" de arista de láminas entera

ARISTA DE LÁMINAS DENTICULADA O ASERRADA

Con arista denticulada o finamente aserrada y láminas no blancas puras encontramos otros pleurotos de carne más coriácea y menor valor culinario pertenecientes a los géneros Panus, Lentinus y sobre todo Lentinellus que ya hemos indicado poco más arriba, el más común presenta un largo pie casi central y un sombrero escamoso y a veces embudado, el Lentinus tigrinus.
Por último indicaremos dos pleurotos de arista de láminas también aserrada y de pie corto y lateral que en general salen en grupos apretados, el Lentinellus cochleatus de olor anisado,
 y el L. micheneri, más pequeño y sin olor anisado.

Esquema de las principales especies de "pleurotos" con arista denticulada