martes, 18 de julio de 2017

Valle Ulzama (16/7/2017). Hayedos

Todo muy secos y pocas especies muy dispersas y en general en bastante mal estado. Algunas de las más interesantes son las siguientes,
El mayor número de especies observadas pertenecen a la familia Russuláceas, algunas del género Russula como la Russula olivacea de gran porte, consistencia y de cierto valor culinario.
También la Russula foetens de un olor muy desagradable y sabor picante y por tanto incomible.
La llamativa Russula solaris de un precioso color amarillo vivo, pero de carne muy frágil y delicada y picante y por tanto incomible.
La más rara Russula grisea que en realidad es un gibelurdiñ comestible de láminas frágiles, blancas al principio y amarillentas en la madurez.

Entre las que echan leche, lecheras, Lactarius, la más interesante sin duda es el Lactarius volemus que a pesar de su fuerte olor a pescado es una seta comestible que produce gran cantidad de leche blanca.
Sin duda el más grande y llamativo ha sido el Lactarius piperatus, blanco, con abundante leche también blanca, láminas muy finas ya pretadas y fuerte sabor picante.
También es tiempo de "hongos", Boletáceas, pero solo hemos observado el Leccinellum croccipodium de poros amarillo, pie punteado de grisáceo, sombrero cuarteado y carne ennegreciente al corte.
Entre otras especies observadas destaca el Gymnopus fusipes de pie duro y radicante en la base.
Y sin duda la especie carnosa más interesante desde el punto de vista micológico es el Inocybe dulcamara, de sombrero y pie escamosos y carente de cistidios típicos de este género.
Y por supuesto lo que nunca faltan son los yesqueros y en general Afiloforales leñosos, entre ellos el más abundante y llamativo por su colorido claro ha sido el Trametes hirsuta.
Y terminamos este repaso de lo observado con un par de especies de interés exclusivamente para micólogos, la Athelia fibulata, una especie de costra blanca o crema que cubre las ramitas muertas y cortezadas de haya.
Y la Sebacina incrustans, un curioso hongo que puede pasar perfectamente desapercibido por muchos aficionados como un simple excremento o casi un vómito, unas costras gelatinosas duras que recubren restos orgánicos del suelo.

RELACIÓN DE ESPECIES OBSERVADAS

Amanita rubescens, Athelia fibulata, Butyriboletus appendiculatus, Cantharellus cibarius, Clitocybe gibba, Gymnopus dryophilus, Gymnopus fusipes, Hydnum repandum, Inocybe dulcamara, Lacrymaria lacrymabunda, Lactarius piperatus, Lactarius romagnesii, Lactarius volemus, Leccinellum crocipodium, Lentinus substrictus, Pleurotus pulmonarius, Pluteus cervinus, Russula aurora, Russula cyanoxantha, Russula foetens, Russula grisea, Russula olivacea, Russula rosea, Russula solaris, Russula virescens, Sebacina incrustans, Stereum insignitum, Trametes hirsuta.










lunes, 17 de julio de 2017

Gibelurdiñ o rúsulas azules-púrpuras picantes

De manera general se conocen como gibelurdiñes a las especies del género Russula y por tanto de carne granuda como el hígado que presentan sombrero azulado, violáceo o púrpura y con frecuencia bastante variable de coloración, versicolor. Algunas son picantes y por tanto de escaso valor culinario como las que vamos a ver a continuación y otras son dulces o no picantes y en general son buenas comestibles y algunas muy apreciadas en el norte.
En los bosques de coníferas es donde más abundan algunas de estas gibelurdiñes picantes, entre ellas la más común es la R. torulosa con olor a manzana o patata cruda y láminas cremas en la madurez.
Muy similar y de difícil diferenciación es la R. queletii que es más propia de bosques de abetos o píceas, Picea y su carne más picantes que la de la anterior especie presenta un olor frutado y no de patata o manzana.
Menos común, pero también muy parecida es la R. sardonia = R. drimeia de láminas muy amarillas en los ejemplares maduros por la coloración de la esporas y que se ponen rosa rojo con las bases fuertes, potasa o amoniaco.
Más raras son las gibelurdiñes picantes de láminas blancas en la madurez por presentar igualmente esporada blanca, posiblemente la más común tanto en caducifolios como en bosques de coníferas es la R. fragilis, que como su nombre indica es una especie de pequeño porte y pie fino y frágil.
Mucho más consistente y también más rara es la R. atropurpurea = R. krombholzii con sombrero muy bonito, púrpura muy oscuro en el centro y muy decolorado en los bordes y cuya carne se pone marrón anaranjada con la anilina.

Y la especie más rara de todas las gibelurdiñes picantes sin duda es la R. atrorubens, de láminas blancas como la anterior, pero con un sombrero menos contrastado y con carne que no reacciona a la anilina.

Esquema de las principales especies de Russula azules o púrpuras picantes


miércoles, 28 de junio de 2017

Gibelokre o rúsulas ocráceas malolientes

Los gibelokre malolientes de pie hueco son las especies del género Russula pertenecientes al grupo Foetinae, de sombrero acanalado en los bordes, pie huecos y la mayor parte con olores muy desagradables, sabores picantes y por tanto incomibles.
El más común y que da nombre al grupo es la R. foetens de olor nauseabundo y sombrero ocráceo u ocre amarillento.
Especie muy próxima y más rara es la R. subfoetens que difiere por su carne amarilleante al aire y sobre todo con la potasa.
Y también de olor nauseabundo es la R. pectinata que presenta un sombreo de coloración más bien grisácea o marrón, pero no ocrácea ni ocre amarillenta.
Otras especies bastante comunes presentan un fuerte olor desagradable pero más claro de almendras amargas, la especie más frecuente es la R. grata = R. laurocerasi.
Más rara y a veces confundida es la R. illota que difiere de la anterior por sus láminas provistas de manchas o punteaduras marrones en las aristas en los carpóforos maduros.
Un desagradable olor a pescado o marisco cocido es el propio de la R. amoenolens de sombrero más tirando al marrón o al grisáceo que al ocráceo o amarillento, como la mayor parte de las siguientes.
Con olores también desagradables pero más dulzones, como de compota de manzana o frutados encontramos varias especies de las cuales la mas típica es la R. sororia de sombrero marrón, marrón grisáceo o marrón ocráceo.
Y de coloración similar pero con una típica mancha rojiza en la base del pie que la identifica fácilmente tenemos la R. pectinatoides.
Especie muy próxima a la anterior es la R. insignis de base del pie blanca pero que se pone rojiza intensamente con la potasa, es menos olorosa y con borde del sombrero menos acanalado
Y por última también con olor desagradable, pero frutado o de compota de manzana la R. farinipes presenta una coloración más tirando al ocráceo o amarillento que al marrón o grisáceo, pero de difícil diferenciación con otras del grupo.
Con sombrero más netamente amarillo u ocre amarillentos y en general con pie más delgado y macizo o poco hueco tenemos otras especies de escaso interés culinario por su sabor y picor. La especie más frecuente en hayedos es la R. ochroleuca, de láminas blancas y carne no excesivamente picante.
Al revés le ocurre a la R. fellea de carne muy picante y olor más desagradable, como las anteriores, frutado o de compota de manzana.
Y netamente amarillo dos especies muy similares, la R.solaris, de un bello amarillo vivo, generalmente decolorado hacia los bordes y con láminas un poco cremas en la madurez por las esporas.
Y la R. raoultii de un amarillo más claro y de láminas completamente blancas incluso en la madurez por su esporada blanca

Esquema de las principales especies de Russula ocráceas malolientes


martes, 27 de junio de 2017

Sorogain (25/6/2017). Hayedo

Considerando la sequía y las elevadas temperaturas pasadas se encuentran algunas especies ligadas a barrancos y zonas muy húmedas en los hayedos del norte.
 Sin duda la especie más interesante y propia de estas épocas es el hongo de primavera Boletus reticulatus,  los que hemos encontramos unos cuantos ejemplares la mayoría comidos por limacos y agusandos.
 De manera muy dispersa nos engaña el sombrero del Caloboletus calopus, con pie marcado con retícula roja y carne muy amarga y azuleante.
 Más rara y con un porte un poco sorprendente el Suillellus queletii, de poros rojos y pie marcado con punteaduras rojizas y una carne color remolacha en la base.

 Desarrollando curiosamente sobre un tocón de haya el Boletus subtomentosus con poros muy amplios, poligonales y muy azuleantes.
 Además de las Boletáceas, conocidas popularmente como "hongos" en épocas primaverales o veraniegas son frecuentes las especies de Russuláceas, de las que destacamos la lechera blanca y picante, Lactarius piperatus de láminas muy finas, estrechas y apretadas.
 Más interesante gastronómicamentes es el gibelgorri comestible Russula aurora, de carne no picante, láminas blancas y con una bella reacción e rosa vivo a la sulfovanilina.
 Con menos interés gastronómico, pero en general más abundante la Russula nigricans es muy polimórfica, al principio blanca y termina negra completamente, con láminas muy gruesas y espaciadas y carne nad ao poco picante.
 También son tempraneras las Amanitáceas y en particular la Amanita rubescens y la más peligrosa que ilustramos la Amanita excelsa var spissa.
 Casi todo el año encontramos la agradecida seta de tocones u orellana, Pleurotus pulmonarius, a veces formando grandes grupos como en est aocasión.
 También sobre tocones o ramas semieterradas como en esta ocasión es interesante el Kuehneromyces mutabilis, una especies buen comestible pero nada recomendable por sus grandes parecidos con la mortal Galerina marginata.
 También en tocones y en esta ocasión bastante seca el Panus conchatus de carne casi coriácea y a veces como en esta ocasión con un pie muy bien desarrollado.
 También sobre tocones y ramas muy descompuestas llama la atención la delicada y preciosa especie de Pluteus leoninus, de láminas rosadas en la madurez.
Y terminaremos este recorrido si no con buen sabor de boca con un "buen olor" el del Phallus impudicus, bastante abundante y cuyo olor nos ha acompañado en gran parte del recorrido aunque no consiguiésemos ver los carpóforos.

Relación de especies observadas

Amanita excelsa, Amanita excelsa var_spissa, Amanita rubescens, Boletus reticulatus, Boletus subtomentosus, Caloboletus calopus, Fomitopsis pinicola, Fuligo septica, Gymnopus dryophilus, Kuehneromyces mutabilis, Lactarius piperatus, Leccinellum crocipodium, Panus conchatus, Phallus impudicus, Pleurotus pulmonarius, Pluteus leoninus, Pycnoporus cinnabarinus, Russula aurora, Russula nigricans, Stemonitis fusca var_fusca, Suillellus queletii, Trametes hirsuta, Trametes versicolor,