martes, 3 de diciembre de 2019

Orísoain (Valdorba) 1/12/2019. Carrascales mixtos

Bosques pletóricos de especies de cortinarios, higróforos y tricolomas , además de otra gran variedad.
 Una preciosidad el Cortinarius caerulescens , con su bella coloración azulada en todas sus partes.
 Enormemente abundante, Cortinarius trivialis con el pie casi completamente recubierto de una mucosidad que se rompe en bandas..
 El Cortinarius europaeus llama la atención por su gran porte, su pie marginado y su coloración blanca general, bastante buen comestible, algo raro en este género.
 Con unas láminas muy oscuras, casi grisáceas y un sombrero higrófano y con los bordes revueltos, Cortinarius infractus.
 A simple vista parece uno de los cortinarios anteriores por su color y mucosidad, pero presenta láminas blancas y muy espaciadas, en realidad es una "llenega comestible", Hygrophorus persoonii.
 E igualmente se parece a diversas especies rojizas del género Russula, pero se trata del Hygrophorus russula, un comestible mediocre por su carne un poco amarga.
 También del mismo grupo de llenegas, el Hygrophorus leucophaeo-ilicis, present aun sombrero viscoso con el centro fuertemente contrastado.
 Y otro gran comestible de este grupo es el Hygrophorus penarius, casi blanco y con pie apuntado y un poco acodado.
 Es período de tricolomas y entre los pinos mezclados entre los carrascales encontramos algunos setales de negrilla, Tricholoma terreum.
 Y entre la hojarasca de los encinares la variedad de negrilla clara, también buen comestible, Tricholoma scalpturatum.
 Pero sin duda la especie de este género más llamativa y abundante que hemos observado ha sido el Tricholoma aurantium que como indica su nombre presenta en sombrero y pie un llamativo color anaranjado o amarillo anaranjado.
 Y medio oculta entre la hojarasca descubrimos la seta de los caballeros, Tricholoma equestre, de láminas, pie y carne amarilla.
 Y entre otras especies observadas destacamos la llamativa Amanita ovoidea, todavía en huevo y sin terminar de abrir.

Y ya perdiendo protagonismo dos variedades interesantes de Russula, la Russula ilicis, blanquecina y típica de carrascales y encinares y la Russula emetica, roja, más típica de pinares, aunque aquí aparecen mezclados.

Relación completa de especies observadas

Amanita ovoidea, Astraeus hygrometricus, Chroogomphus rutilus, Clavulina coralloides, Clitocybe subspadicea, Cortinarius anomalus, Cortinarius caerulescens, Cortinarius callochrous, Cortinarius chevassutii, Cortinarius cotoneus, Cortinarius dibaphus, Cortinarius elegantior var_quercus-ilicis, Cortinarius europaeus, Cortinarius infractus, Cortinarius ionochlorus, Cortinarius trivialis, Cortinarius varius, Gymnopilus penetrans, Hebeloma longicaudum, Hebeloma sinapizans, Hydnum albidum, Hydnum rufescens, Hygrophorus leucophaeo-ilicis, Hygrophorus penarius, Hygrophorus persoonii, Hygrophorus russula, Hymenoscyphus fructigenus, Lactarius chrysorrheus, Lactarius sanguifluus, Leccinellum lepidum, Lepista amara, Lepista sordida, Lyophyllum transforme, Pseudoclitocybe cyathiformis, Ramaria gracilis, Rhodocollybia butyracea var_asema, Russula atropurpurea, Russula emetica, Russula ilicis, Russula torulosa, Suillus granulatus, Suillus luteus, Tremella mesenterica, Tricholoma acerbum, Tricholoma atrosquamosum, Tricholoma aurantium, Tricholoma equestre, Tricholoma scalpturatum, Tricholoma sejunctum, Tricholoma sudum, Tricholoma terreum, Tricholoma ustale, 

jueves, 21 de noviembre de 2019

Eraul (17/11/2019) Carrascal

Fuerte explosión de especies del género Cortinarius como es típico en este tipo de bosques mediterráneos.
 El Cortinarius cagei de sombrero fuertemente higrófano.
 Una especie muy típica de bosques mediterráneos de Quercus y poco conocida, Cortinarius chevassutii.
 Mucho más común el Cortinarius trivialis con frecuencia se le confunde con las llenegas, Hygrophorus persoonii por su gran viscosidad.
 También común y de amplia distribución el Cortinarius glaucopus con un pronunciado olor terroso.
 De sombrero amargo y láminas muy oscuras, casi negras, Cortinarius infractus f. subhygrophanus.
 Con fuerte olor a rábano y sombrero con tonos verdosos aunque cuando se deterioran se enmascara con colores rojizos como los de la foto, Cortinarius cotoneus.
 Uno de los más bellos y fáciles de reconocer, Cortinarius ionochlorus, de un bello color verde que contrasta con las láminas lilas.
E igualmente bello el Cortinarius salor, presenta un sombrero azulado y gran viscosidad en sombrero y pie.
 Y el más masivo y abundante en estas comunidades, Cortinarius elegantior var quercus-ilicis = Cortinarius quercilicis.
 Además de cortinarios observamos otras especies interesantes como Tricholoma aurantium de un bello color anaranjado y fuerte olor a almendras.
 Dos especies bastante próximas y ambas amargas, Lepista amara,
 Y el grueso Tricholoma acerbum de borde de sombrero muy enrollado.
 Por el contrario de gran valor culinario aunque poco consumido ya que grisea al frotamiento el Lyophyllum transforme es especialmente llamativo por sus esporas triangulares.
 Otras especies interesantes observadas, Lactarius violascens de leche blanca que pasa a violáceas al oxidarse.
 La variedad de gamuza blanca, típica de carrascales, Hydnum albidum.
 Las pequeñas pero peligrosas Lepiota castanea.
Y diversas curiosidades micológicas de la hojarasca e incluso de los excrementos como la Otidea cochleata.
 Las diminutas agujas de Macrotyphula juncea
 Las patitas de rara amarillas que carecen de fíbulas, Ramaria lutea.

Y hasta en los excrementos encontramos diminutas setas que vistas con una lupa o un microscopio son espectaculares como Cheilymenia stercorea.

Relación completa de especies observadas

Agaricus porphyrizon, Agaricus sylvicola, Cheilymenia stercorea, Clitocybe dealbata, Clitocybe gibba, Clitocybe nebularis, Clitocybe odora, Coprinopsis nivea, Cortinarius cagei, Cortinarius callochrous, Cortinarius chevassutii, Cortinarius cotoneus, Cortinarius dibaphus, Cortinarius elegantior var_quercus-ilicis, Cortinarius glaucopus, Cortinarius infractus f_subhygrophanus, Cortinarius ionochlorus, Cortinarius salor, Cortinarius trivialis, Cortinarius variiformis, Entoloma rhodopolium, Hebeloma sinapizans, Hemimycena lactea, Hydnum albidum, Hydnum rufescens, Hymenoscyphus fructigenus, Lactarius chrysorrheus, Lactarius violascens, Lepiota castanea, Lepista amara, Lycoperdon molle, Lyophyllum infumatum, Lyophyllum transforme, Macrolepiota procera, Macrotyphula juncea, Otidea cochleata, Pseudoclitocybe cyathiformis, Ramaria lutea, Rhodocollybia butyracea, Russula nobilis, Stereum hirsutum, Stereum ochraceoflavum, Tremella mesenterica, Tricholoma acerbum, Tricholoma atrosquamosum, Tricholoma aurantium, Tricholoma lascivum, Tricholoma saponaceum. 

miércoles, 20 de noviembre de 2019

Uterga (10/11/2019) Carrascal.

Fuerte explosión de fructificaciones de hongos en los bosques mediterráneos
 La especie más atractiva por su gran valor culinaria y sobre todo por su relativa rareza, Hemileccinum impolitum, especie muy próxima al Butyriboletus appendiculatus pero sin retícula en el pie.
 Enormemente llamativo el Suillellus luridus, en esta ocasión con un porte muy mazudo.
 Grandes corros de brujas de diversas especies comestibles y de bastante calidad, entre ellas la Lepista luscina.
 Enormemente parecida a la anterior, con pie más estilizado, menos mazuda y sobre todo de carne amarga, Atractosporocybe inornata.
 Tambien de gran calidad gastronómica y en grupos apretados, Lyophyllum decastes,
 Y abundantes negrillas, muy parecidas a las de pino pero con sombrero más claramente escamoso, Tricholoma atrosquamosum.
 Especie más bien rara y de gran interés micológica, una "galamperna" pero de sombreor muy claro y muy poco escamoso, Lepiota oreadiformis.
 Da el pego con los típicos robellones de pino, pero de leche blanca que pasa a amarillo en unos minutos y de sabor picante, Lactarius chrysorrheus.
 Del mismo grupo de Russuláceas con carne granuda, pero sin leche, dos especies mediterráneas típicas de encinares y carrascales, Russula persicina.
 Y casi blanca la Russula ilicis.
 Y terminamos con dos especie de pequeño porte pero raras e interesantes, Mycena leptocephala,
Y con porte parecido pero esporada negra, Psathyrella corrugis.

Relación completa de especies observadas

Agaricus sylvicola, Amanita pantherina, Atractosporocybe inornata, Bolbitius titubans, Boletus ferrugineus, Bovista plumbea, Clitocybe costata, Coprinellus micaceus, Cortinarius anfractoides, Cortinarius ophiopus, Crinipellis scabella, Hemileccinum impolitum, Hemimycena lactea, Laccaria laccata, Leccinellum lepidum, Lepiota oreadiformis, Lepista luscina, Lepista nuda, Leucoagaricus leucothites, Leucocybe candicans, Lycoperdon molle, Lycoperdon perlatum, Mycena leptocephala, Psathyrella corrugis, Psilocybe coronilla, Suillellus luridus, Suillellus queletii, Tricholoma atrosquamosum, 

jueves, 14 de noviembre de 2019

Sierra de Izko (9/11/2019) Pinar.

Aún bajo la nieve hemos observado un buen número de especies de hongos, aunque hay que reconocer que escaseaban muchas de las especies clásicas de este tipo de comunidades como robellones, negrillas e incluso "hongos de vaca", parece que ahora empiezan a mover las fructificaciones de hongos en estas zonas.
 Un precioso "hongo de vaca", de pequeño tamaño, sombrero viscoso y unos bonitos poros rojizos, muy inusuales en este grupo de hongos viscosos, Chalciporus pseudorubinus.
 Llama la atención por su colorido los grupos de fructificaciones gelatinosas de Guepinia helvelloides, con forma de orejas.
 Grandes grupos muy compactos de Pholiota gummosa con su sombrero y gran parte del pie recubierto de finas escamillas, amargo e incomible.
 Aunque el género Inocybe es uno de los más comunes en pinares el Inocybe posterula, no es tan común y destaca por el contraste de color que presenta el centro del sombrero.
 Casi nunca falta en los pinares, sobre tocones o ramitas semienterradas el Gymnopilus penetrans, en esta ocasión muy abundante.
 Hemos observado dos especies carnosas de muy buen aspecto y de cierto valor gastronómico, el Tricholoma equestre, de láminas amarillas y el que presentamos, Tricholoma sejunctum de láminas blanca.
 El tamaño no va ligado al interés micológico, algunas pequeñas especies resultan bonitas e interesantes como es el caso de la Crinipellis scabella.
 E igualmente los raros Ascomicetos que nos aparecen en otoño como es el caso de la Melastiza chateri que si nos fijamos en los bordes de los apotecios aparecen oscuros por una fina pilosidad.
 Aunque no son muy comunes en pinares encontramos alguna "patita de rata" como la Clavulina cinerea.
Y terminamos el reportaje fotográficos con la Mycena rosella, una delicada seta rosada e igualmente con borde de las láminas oscurecido de rosa.

Relación completa de especies observadas

Abortiporus biennis, Baeospora myosura, Chalciporus pseudorubinus, Chroogomphus rutilus, Clavulina cinerea, Clitocybe nebularis, Clitocybe suaveolens, Coprinus comatus, Cortinarius bulliardii, Cortinarius rufo-olivaceus, Crinipellis scabella, Cystoderma carcharias, Geastrum rufescens, Guepinia helvelloides, Gymnopilus penetrans, Hebeloma crustuliniforme, Hemimycena lactea, Hypholoma fasciculare, Inocybe geophylla var_geophylla, Inocybe geophylla var_lilacina, Inocybe posterula, Inocybe rimosa, Lacrymaria lacrymabunda, Lactarius aurantiacus, Lactarius deliciosus, Leucoagaricus leucothites, Lycoperdon perlatum, Lyophyllum decastes, Lyophyllum decastes, Macrocystidia cucumis, Macrolepiota procera, Melanoleuca graminicola, Melastiza chateri, Mycena pura, Pholiota gummosa, Pluteus cervinus, Russula romellii, Russula rubra, Russula sanguinaria, Suillus granulatus, Suillus luteus, Suillus variegatus, Tricholoma equestre, Tricholoma sejunctum, Xerula pudens.