lunes, 6 de agosto de 2018

Sorogain (29/7/2018) Hayedo.

Una de las más grandes amanitas, Amanita ceciliae, con bandas blanco grisáceas sobre el pie y sombrero.
No falta estos días la peligrosa Amanita pantherina, con escamas blancas sobre el sombrero y en el borde del bulbo.
Muy parecida es la Amanita franchetii, menos tóxica pero no recomendable su consumo con escamas y borde de anillo amarillento.

Por el contrario un gran manjar el hongo de primavera, Boletus reticulatus, con poros blanco al principio, luego amarillentos por las esporas y un pie completamente decorado con una retícula blanca.
En teoría es comestible, pero de muy bajo valor el Strobilomyces strobilaceus es un característico hongos con sombrero muy desgarrado en escamas grisáceas.
Y mucho más atractivo el Caloboletus calopus, presenta un sombrero muy parecido al anterior, pero poros amarillos, pie rojizo y una carne muy amarga e incomible que azulea mucho al manipularla.
Otras especies de gran interés micológico observadas son por ejemplo Russula amoena, que aquí la encontramos con un color rojizo y no púrpura como es habitual y sin olor a pescado.
El Lactarius rubrocinctus, con una banda más oscura en la parte alta del pie junto a las láminas es amargo e incomible.
Y por el contrario el Lactarius volemus o lechera roja, presenta un profundo y casi desagradable olor a pescado o marisco, pero sin embargo es un buen comestible.
Pero no tanto como el gibelurdiñ verde, Russula virescens, cuyo sombrero verdoso se desgarra en pequeñas escamillas.
Otras especies de más interés micológico que gastornómico son entre las muchas observadas, Cortinarius rubicundulus que amarillea al manipularlo.
Helvella macropus con pie cilíndrico y apotecio en forma de copa.
La Humaria hemisphaerica, una curiosa peziza con la superficie externa marrón de pelos.
Los niditos, Cyathus striatus.
La Xylaria polymorpha, es un curioso Ascomiceto que produce una cachiporras o bolas niegras y duras sobre tocones de árboles y bajo su superficie se forman las esporas negras.
Aunque no es el momento oportuno también encontramos algunos representantes de los conocidos como "patitas de rata", se trata de una pequeña ramaria blanca, Clavulina coralloides.
Curiosamente este hongo suele ser frecuentemente atacado por otro, Helminthosphaeria clavariarum, que provoca su deformación y que todo el hongo se ponga grisáceo a partir de la base.
También pequeñas son la Mycena renati, sobre troncos y ramas de haya y con un característico pie amarillo.
Aunque de diminuto tamaño la Rickenella fibula de láminas muy decurrentes no resulta muy difícil de observar si se mira con curiosidad por su llamativo color amarillo sobre el verde de los musgos.
Y terminamos este reportaje con un yesquero, Fomitopsis pinicola, que nos sirve de ejemplo para comprobar que ahora en verano una de las principales fuentes de agua para los hongos es el rocío mañanero.

Relación de especies observadas

Amanita ceciliae, Amanita excelsa var_spissa, Amanita franchetii, Amanita pantherina, Amanita rubescens, Amanita vaginata, Boletus aereus, Boletus edulis, Boletus reticulatus, Caloboletus calopus, Cantharellus cibarius f_albina, Cerioporus varius, Clavulina coralloides, Clitocybe gibba, Cortinarius rubicundulus, Craterellus cornucopioides, Cyathus striatus, Diatrype stigma, Fomes fomentarius, Fomitopsis pinicola, Gymnopus dryophilus, Gymnopus peronatus, Helminthosphaeria clavariarum, Helvella macropus,  Hortiboletus rubellus, Humaria hemisphaerica, Hymenopellis radicata, Hypomyces chrysospermus, Lactarius aurantiacus, Lactarius pallidus, Lactarius piperatus, Lactarius rubrocinctus, Lactarius vellereus, Lactarius volemus, Leccinum pseudoscabrum, Marasmius rotula, Megacollybia platyphylla, Mycena acicula, Mycena renati, Phallus impudicus, Pluteus cervinus, Pluteus leoninus, Psathyrella candolleana, Pseudocraterellus undulatus, Pycnoporus cinnabarinus, Rickenella fibula, Russula amoena, Russula cyanoxantha, Russula densifolia, Russula nigricans, Russula nobilis, Russula olivacea, Russula solaris, Russula virescens, Schizophyllum commune, Scutellinia trechispora, Sebacina incrustans, Stereum hirsutum, Strobilomyces strobilaceus, Trametes gibbosa, Trametes versicolor, Xylaria polymorpha, 

jueves, 2 de agosto de 2018

Valle de Ulzama (28/7/2018) Hayedo

La primavera micológica se manifiesta en los hayedos con las primeras especies de temporada, "hongos", gibelurdiñes", "amanitas" y por supuesto yesqueros.

 Sin duda los hongos más atractivos observados has sido los "hongos", es decir las Boletáceas, de las que hemos observado varias especies, la más propia de este tiempo el hongo de verano, Boletus reticulatus, con pie marcado casi totalmente por una preciosa retícula blanca.
 E igualmente comestible, aunque muy diferente en colorido el Suillellus luridus, de poros rojos y también con pie decorado por una retícula roja muy alargadas.
 El principio de temporada micológica siempre lo marcan las Russuláces, las que no tienen leche, "gibelurdiñes", como la Russula olivacea.
 La Russula cyanoxantha variedad peltereaui, de un bonito color verde, frente a púrpura de la forma tipo, el clásico gibelurdiñ.
 Más rara y sin interés gastronómico por el fuerte picor de las láminas, R. acrifolia, con una carne que enrojece muy fuerte al partirla.
 Y de la misma familia, las "letxeras", que desprenden leche al partir como el Lactarius fuliginosus, con leche blanca que lentamente se vuelve rosa.
 O los enormes Lactarius piperatus, que como su nombre indica pican en extremo.
 Otras especies muy delicadas pero realmente bonitas si se las mira con detenimiento son Parasola plicatilis, cuyo sombrero recuerda un paracaídas.
 Un buen número de especies de hongos desarrollan sobre tronco, ramas, tocones o en general madera en descomposición, es el caso del Pluteus villosus, de láminas rosadas en la madurez y sombrero muy finamente escamoso.
 Aunque realmente no es un hongo sino un Mixomiceto, actualmente en el Reino de los Protistas, el Fuligo candida es un curioso ser vivo que al principio es una masa viscosa que luego se vuelve pulverulenta.
 Sin embargo en los principales hongos lignícolas son los Afiloforales de los que existe una gran variedad, algunos de los que hemos observado son la Ganoderma lucidum,
 El Stereum insignitum.
El llamativo Pycnoporus cinnabarinus.
Y muy parecido al anterior, pero de textura más blanda y ligera, Hapalopilus nidulans.

Relación de especies observadas

Amanita franchetii, Amanita pantherina, Boletus aereus, Boletus edulis, Boletus reticulatus, Butyriboletus appendiculatus, Caloboletus calopus, Cantharellus cibarius, Cantharellus cibarius f_albina, Fuligo candida, Ganoderma lucidum, Hapalopilus nidulans, Hymenopellis radicata, Lactarius fuliginosus, Lactarius piperatus, Leccinum pseudoscabrum, Marasmius rotula, Parasola plicatilis, Phallus impudicus, Pleurotus pulmonarius, Pluteus villosus, Pycnoporus cinnabarinus, Russula acrifolia, Russula cyanoxantha, Russula nobilis, Russula olivacea, Russula solaris, Russula virescens, Sebacina incrustans, Stereum insignitum, Suillellus luridus, Suillellus queletii, Trametes hirsuta, 

jueves, 26 de julio de 2018

Valle de Sakana (22/7/2018) Robledales

Algunas especies observadas en los robledales de Urdiáin.

 Sin duda la especie más llamativa es la seta de olivo, Omphalotus olearius = O. illudens, una especie de tocones con grandes parecidos con los rebozuelos, pero tóxica y claramente diferente por su desarrollo en ramilletes sobre tocones y su himenio en láminas en vez de pliegues.
 También sobre tocones de roble un yesquero blanco de carne muy blanda y amarga, Postia stiptica.
 Más sobre ramas que sobre tocones destaca por su colorido amarillo el Pluteus leoninus.
 Ya entre la hoajrasca la tóxica amanita pantera, Amanita pantherina nos demuestra una vez más que los limacos son inmunes a su veneno y no es buena regla que son comestibles todas las setas que se las comen los limacos.
 Entre las especies mejores comestibles recogidas destaca el gibelberdea o gibelurdiñ verde, Russula virescens, de un bonito color verde que se cuarte hacia los bordes.
 También un gran comestible la Russula vesca, de una gran variedad cromática, pero de láminas siempre muy claras y de carne dulce.
Y por último terminamos este breve recorrido con una de las setas más comunes en los caminos la Psathyrella candolleana, de color muy claro, láminas grisáceas y al principio con restos de velo en los bordes del sombrero.

Relación de especies observadas

Amanita pantherina, Amanita rubescens, Amanita vaginata, Astraeus hygrometricus, Boletus aereus, Butyriboletus regius, Cerioporus leptocephalus, Clavulina rugosa, Gymnopus fusipes, Hymenopellis radicata, Inocybe rimosa, Lactarius acris, Lactarius subdulcis, Marasmius rotula, Omphalotus olearius, Parasola plicatilis, Pluteus leoninus, Pluteus romellii, Postia stiptica, Psathyrella candolleana, Russula chloroides, Russula heterophylla, Russula vesca, Russula virescens, Stereum insignitum, Trametes versicolor. 

miércoles, 25 de julio de 2018

Améscoa Baja, sierra de Urbasa (21/7/2018) Hayedo

Los hayedos de la sierra de Urbasa los hemos encontrado bastante secos en sus partes bajas, pero con gran humedad en las partes altas donde lógicamente es donde más variedad de especies de hongos hemos encontrado, una pequeña selección de las numerosas especies observadas para este tiempo
Sin duda la especie más interesante y peligrosa ha sido el Inocybe erubescens característico como su nombre indica por el enrojecimiento general que presenta al manipularlo.

 El final de la primavera y sobre todo el verano es el momento adecuado para la fructificación de Boletáceas, "hongos", además de los conocidos Boletus edulis y B. reticulatus, los buscados "zuri" han aparecido en mayor cantidad el Boletus subtomentosus con superficie muy cuarteada y grandes poros poligonales.

Muy abundante el también comestible Suillellus luridus, de sombrero afelpado y ligeramente viscoso en el borde, poros rojizos, como el pie y sobre todo característico por el color rosado que presenta la carne al levantar la esponja de tubos.
 Y sin duda la especie más llamativa e interesante micológicamente hablando porque no como comestible es el Imperator rhodopurpureus con sombrero de un bonito color rosado, poros rojizos en la madurez, pie amarillo decorado con un retículo rojo y carne que azulea intensamente al cortar.
 Junto con los boletos aparecen en verano las Russuláceas, "gibelurdiñes", entre ellas la más interesante gastronómicamente hablando la Russula cyanoxantha.
 Sin embargo llama más la atención por su bonito color amarillo la Russula solaris.
 Repugna por su desagradable olor, peor sabor y gran viscosidad la Russula foetens.
 Y aunque la mayor parte de las rúsulas de pinares, especialmente las rojas, son picantes, en el caso de los hayedos pasa al contrario, son comestibles, y entre ellas una de las mejoras la Russula aurea = R. aurata, con un sombrero rojo decolorado a amarillo que recuerda a las oronjas o gorringos.
 También las amanitas son tempraneras algunas como la A. rubescens o A. vaginata pocas veces faltan, sin embargo en esta ocasión hemos encontrado una de las más raras, grandes e interesantes, la A. pachyvolvata con una volva membranosa muy gruesas de casi 3 mm de grosor.
 Por su olor no pasan desapercibidos los falos de satanás, Phallus impudicus.
 Aunque pequeñas por su colorido blanco y su abundancia el marasmio ruedecita, Marasmius rotula, es un precioso hongo con sombrero que recuerda los paracaídas.
 Y por supuesto lo que más abundan son los hongos lignícolas que desarrollan sobre troncos, tocones o ramas muertas, además de los muchos yesqueros es de especial interés el Panus conchatus, de textura coriácea.
 La Ceratiomixia fruticulosa, un curioso Mixomiceto que desarrolla sobre madera muy descompuesta.
 Ascomicetos estromados como el Diatrype disciformis, que casi nunca falta sobre ramas caídas de haya.
Y terminamos este breve reportaje con la Sebacina incrustans, un hongo que desarrolla en el suelo y crece atrapando hojas, ramas y restos orgánicos dando más la sensación de ser un vómito de algún animal que un hongo, sin embargo al tocarlo sorprende su textura dura y gelatinosa.

Relación de especies observadas.

Amanita ceciliae, Amanita pachyvolvata, Amanita rubescens, Amanita vaginata, Boletus edulis, Boletus erythropus, Boletus reticulatus, Boletus subtomentosus, Cantharellus cibarius, Ceratiomyxa fruticulosa, Cerioporus varius, Clitocybe gibba, Clitocybe phyllophila, Coprinopsis nivea, Cyathus striatus, Diatrype disciformis, Fomitopsis pinicola, Fuligo cinerea, Gymnopus confluens, Helvella lacunosa, Hymenopellis radicata, Hypoxylon fragiforme, Imperator rhodopurpureus, Inocybe erubescens, Inocybe rimosa, Lactarius aurantiacus, Lactarius pterosporus, Marasmius rotula, Panus conchatus, Parasola plicatilis, Phallus impudicus, Postia stiptica, Protostropharia semiglobata, Russula aurea, Russula cyanoxantha, Russula foetens, Russula solaris, Schizophyllum commune, Sebacina incrustans, Stereum insignitum, Suillellus luridus, Suillellus queletii, Trametes versicolor,