miércoles, 17 de junio de 2020

Valle de Anué (14/6/2020) Hayedo

Ya están apareciendo las fructificaciones de hongos de las especies más tempraneras que suelen ser Amanitáceas, Russuláceas y Phallales y por supuesto numerosas especies lignícolas.
 Diversas especies de Amanita, como la A. spissa y la más interesante desde el punto de vista gastronómico, la Amanita rubescens.
 Así mismo hemos encontrado bastantes gibelurdiñes, Russula, y entre ellas una variedad interesante de coloración un poco verdosas y superficie que se cuartea en los bordes, Russula cyanoxantha var. cutefracta
 Y del mismo grupo pero con leche el falso robellón, Lactarius pallidus.
 Sin duda una de las especies más abundantes encontradas y  llamativas por su aspecto y olor han sido los Phallus impudicus.
 Y una curiosa variedad, Phallus impudicus var subindusiatus que presenta un especie de colar o puntillas en la base de la cabeza o gleba.
 Donde mayor variedad y riqueza de especies hemos observada ha sido sobre troncos y ramas en descomposición. Entre ellas algunas de especial interés gastronómico como el Pleurotus pulmonarius.
 Y aunque aquí no se aprecia, se llega incluso a cultivar en algunos países orientales, la oreja de Judas, Auricularia auricula-judae
 Y su hermana la Auricularia mesenterica.
 Por supuesto nunca faltan los hongos lignícolas de textura leñosas, entre ellos algunos interesantes como el Hapalopilus nidulans.
 Y el Coriolopsis gallica de sombrero muy pelosos y sin bandas concéntricas.
 Otras especies carnosas ligadas a los troncos y tocones que hemos observado son la Psathyrella leucotephra dotada de un abundante velo parcial.
 El Coprinellus domesticus, también dotada de un abundante velo general en forma de numerosas escamillas sobre el sombrero.
Y mucho más rara que puede confundirse con un Pluteus o con un Hymenopellis radica el Hydropus subalpinus, lignícola, de láminas blancas y muy espaciadas y sombrero viscoso.
 Con menor tamaño, pero muchas veces con mayor interés micológico otras muchas entre las que destacaremos el Schizophyllum commune con láminas hendidas en abanico.
 Mucho más pequeñas y con láminas en abanico que pasa a ocráceo en la madurez, Crepidotus cesatii
 La Exidia thuretiana que forma almohadillas gelatinosas blanquecinas, pero con cierta consistencia.
Y termino con la especie más rara observada y que todavía no hemos podido determinar, de consistencia cartilaginosa ay caracteres microscó.picos de Phlebia.

Relación completa de especies observadas

Amanita excelsa var_spissa, Amanita franchetii, Amanita rubescens, Auricularia auricula-judae, Auricularia mesenterica, Cantharellus pallens, Chlorociboria aeruginascens, Coprinellus domesticus, Coriolopsis gallica, Crepidotus cesatii, Exidia thuretiana, Fuligo septica, Gymnopus dryophilus, Hapalopilus nidulans, Hydropus subalpinus, Hymenopellis radicata, Lactarius pallidus, Lactarius pterosporus, Marasmiellus ramealis, Mycetinis alliaceus, Phallus impudicus, Phallus impudicus f_subindusiatus, Phlebia deflectens, Pleurotus pulmonarius, Pluteus exiguus, Psathyrella leucotephra, Russula cyanoxantha, Russula cyanoxantha f_cutefracta, Russula delica, Russula nobilis, Schizophyllum commune, Stereum insignitum, Trametes versicolor,

martes, 9 de junio de 2020

Ulzama (7/6/2020) Hayedo.

Por zonas pero algunos hongos están fructificando en los hayedos y permite un paseo micológico entretenido, especialmente con Russuláceas, Amanitáceas, Phalláceas y por supuesto hongos lignícolas. Algunas de las especies más interesante observados han sido las siguientes:
 Entre las muchas Russuláceas observadas destaca por su interés la Russula vinosobrunnea, de carne dura y dulce que toma un bonito color violeta con el fenol.
 Más delicada y picante pero de una llamativo color amarillo vivo que destaca entre la hojarasca la Russula solaris.
 Y sin duda los hongos de más interés gastronómico observados han sido los gibelurdiñes, Russula cyanoxanta, de láminas muy blancas y ceráceas.
 Especialmente abundantes las variedades verdosas, Russula cyanoxantha var. peltereauri.
 También comestibles y de gran belleza la Russula aurea inconfundible por su colorido y láminas con tonos amarillentos que recuerdan los colores de los gorringos u oronjas.
 Y del mismo grupo pero con gran cantidad de leche blanca, el Lactarius rubrocinctus, que se caracteriza por el collar más oscuro que presenta el pie bajo las láminas.
 Se ven y se huelen en estos momentos varios de los falos hediondos, tanto el Phallus impudicus como el Mutinus caninus de gran belleza y muy desagradable olor, en este caso con un bonito color rosado en el pie que recuerda el Mutinus elegans más grueso..
 Con las Russuláceas pocas veces faltan las Amanitáceas y especialmente la Amanita excelsa var spissa, como casi todas, peligrosa.
 Entre las muchas especies lignícolas, de ramas, troncos o tocones destacamos algunas interesantes como el Lentinellus ursinus, especie bastante rara que se caracteriza por su forma de concha sin pie, láminas en abanico con arista aserrada y superficie del sombrero peloso o afelpada.
En la base de troncos vivos de robles o hayas grandes grupos de Gymnopus fusipes, unidos por sus pies muy coriáceos y engrosados.
 El Lentinus substrictus o Polyporus ciliatus, con típica forma de seta con pie claro y borde del sombrero ciliado.
Y el precioso Lentinus neostrigosus de sombrero muy hirsuto con colores lilas y una consistencia coriácea.

Relación completa de especies observadas

Amanita excelsa var_spissa, Amanita pantherina, Amanita vaginata, Clitocybe gibba, Gymnopus dryophilus, Gymnopus fusipes, Hymenopellis radicata, Lactarius romagnesii, Lactarius rubrocinctus, Lactarius vellereus, Lentinellus ursinus, Lentinus substrictus, Marasmius oreades, Megacollybia platyphylla, Mutinus caninus, Panus neostrigosus, Phallus impudicus, Russula aurea, Russula cyanoxantha, Russula densifolia, Russula foetens, Russula romellii, Russula solaris, Russula vinosobrunnea, Stereum insignitum, Trametes hirsuta, Tremella mesenterica,

viernes, 29 de mayo de 2020

Primeras intoxicaciones de setas tras el confinamiento

Esta misma semana, primeras intoxicaciones de setas con "supuestos" perretxikos recogidos en la sierra de Urbasa. Cuatro personas de una misma familia se han intoxicado con setas, comidas en momentos diferentes y preparadas igualmente de manera diferente. Los síntomas aparecieron con más de 5 horas y levantaron todas las alarmas.
Supuestamente comían perretxikos, Calocybe gambosa, recogidos en prados de la sierra de Urbasa el pasado domingo, sin embargo, las setas recogidas y consumidas no eran tales sino otras muy parecidas, grandes, de magnífico aspecto y un olor parecido aunque no igual al de los primeros, Leucopaxillus lepistoides


El Leucopaxillus lepistoides presenta un aspecto muy parecido al Calocybe gambosa, láminas blancas y escotadas, olor y sabor agradables, pero distintos al de los perretxikos y unos bordes de sombrero al principio muy enrollados algo que no suelen presentar los Calocybe.

Técnicamente su principal diferencia es que tiene esporas amiloides, es decir, que contienen almidón en sus paredes que se ponen grisáceas con yodo.
Sin embargo el problema radica en que esta especie hasta ahora está considerada como comestible, por lo que la cuestión es si estamos ante una nueva especie o variedad que por otro lado presenta unas esporas mucho más pequeñas y ovoideas que las típicas o estamos ante un nuevo caso de otra especie que hasta ahora era comestible y se ha vuelto tóxica.
Ante esta situación agradeceríamos la comunicación de cualquier caso de intoxicación leve o moderada que se haya producido con el consumo de supuestos "perretxikos", Calocybe gambosa por hacer un seguimiento de esta especie, cualquier información pasarla al siguiente correo electrónico.

jueves, 28 de mayo de 2020

Larraún (21/5/2020) Bosque mixto de hayas y robles americanos

Los bosques no están secos pero como es normal en primavera los hongos desarrollan pero no fructifican, no obstante resultan entretenidos.

 Lo primero que se aprecia en casi todo el recorrido es el fuerte olor cadavérico de algunos hongos como los "falos hediondos", Phallus impudicus, que hacen las delicias de las moscas y otros insectos
 E igualmente el Clathrus archeri, espectacular por su colorido y forma.
 No pueden faltar las fructificaciones más tempraneras de amanitas, entre ellas la Amanita excelsa var. spissa, considerada tóxica
 Y la muy parecida, pero comestible, amanita enrojeciente, Amanita rubescens.

 Bastante abundantemente sobre ramas en descomposición enterradas encontramos una especie interesante y poco conocida, Typhrasa gossypina, muy característica por los bordes del sombrero surcados.
 Por supuesto es raro no encontrar en cualquier momento del año el Hymenopellis radicata
 Y si miramos en troncos y tocones encontraremos un gran número de carpóforos de hongos en distintos estados, algunos de ellos son el Panus conchatus, que se puede confundir con los pleurots comestibles, pero éstos son muy correosos.
 Los llamativos plasmodios muy blandos de Fuligo septica.
 Diminutos apotecios de Chlorociboria aeruginascens verde-azulados entre huevecillos de insectos.
Y por supuestos toda clase de yesqueros, entre los cuales el más común, Trametes versicolor.

lunes, 9 de marzo de 2020

Sierra El Perdon (8/3/2020) Carrascal

Tras las lluvias diversas especies de hongos comienzan a mover en los bosques mediterráneos de carrasca.
 Grandes grupos de Peziza phyllogena que con su colorido pasa desapercibida, pero que se reconoce por su superficie rugosa, su gruesa carne un poco azulada en el centro y por su crecimiento en grupos.
 Mucho más complicadas de ver son las Helvella lacunosa variedad sulcata que parecen simples excrementos de ovejas ya que el pie al principio aparece inmerso en el suelo.

 Pocas veces faltan los "pedos de lobo", aquí el común Lycoperdon perlatum con superficie marcada con cicatrices de las verrugas y espinas que presentaba y el Lycoperdon lividum con superficie lisa y apergaminada y casi sin pie.
 Primera cita para Navarra de este Panaeolus ater que macroscópicamente es indistinguible del Panaeolus fimicola, más común y del que se diferencia por la presencia de crisocistidios en las caras de las láminas.
 Típicos crisocistidios con contenido aceitoso y prolongaddos en un cuello más o menos largo del Panaeolus ater.
 También primera cita para Navarra del la forma tipo del Entoloma occultipigmentatum, carente de cistidios en la arista, del que ya pinares mediterráneos citamos su variedad cystidiatum con cistidios en la arista.
 Aunque sin duda lo más atractivo para muchos micófagos es la salida de los "hongos de encina", Leccinellum lepidum de gran valor gastronómico y más en estas fechas.
 Y ya de más de interés para micólogos que para micófagos la Galerina vittiformis entre los musgos
 El Stereum ochraceo-flavum sobre los tocones que forma costras que levantan muy poco del tronco, en general menos de 1 cm.
Y por último terminamos este breve reportaje con una rara especie que desarrolla sobre los restos de hogueras, sobre madera quemada, la Pholiota highlandensis.