lunes, 9 de marzo de 2020

Sierra El Perdon (8/3/2020) Carrascal

Tras las lluvias diversas especies de hongos comienzan a mover en los bosques mediterráneos de carrasca.
 Grandes grupos de Peziza phyllogena que con su colorido pasa desapercibida, pero que se reconoce por su superficie rugosa, su gruesa carne un poco azulada en el centro y por su crecimiento en grupos.
 Mucho más complicadas de ver son las Helvella lacunosa variedad sulcata que parecen simples excrementos de ovejas ya que el pie al principio aparece inmerso en el suelo.

 Pocas veces faltan los "pedos de lobo", aquí el común Lycoperdon perlatum con superficie marcada con cicatrices de las verrugas y espinas que presentaba y el Lycoperdon lividum con superficie lisa y apergaminada y casi sin pie.
 Primera cita para Navarra de este Panaeolus ater que macroscópicamente es indistinguible del Panaeolus fimicola, más común y del que se diferencia por la presencia de crisocistidios en las caras de las láminas.
 Típicos crisocistidios con contenido aceitoso y prolongaddos en un cuello más o menos largo del Panaeolus ater.
 También primera cita para Navarra del la forma tipo del Entoloma occultipigmentatum, carente de cistidios en la arista, del que ya pinares mediterráneos citamos su variedad cystidiatum con cistidios en la arista.
 Aunque sin duda lo más atractivo para muchos micófagos es la salida de los "hongos de encina", Leccinellum lepidum de gran valor gastronómico y más en estas fechas.
 Y ya de más de interés para micólogos que para micófagos la Galerina vittiformis entre los musgos
 El Stereum ochraceo-flavum sobre los tocones que forma costras que levantan muy poco del tronco, en general menos de 1 cm.
Y por último terminamos este breve reportaje con una rara especie que desarrolla sobre los restos de hogueras, sobre madera quemada, la Pholiota highlandensis.

jueves, 27 de febrero de 2020

Pamplona (25/2/2020) Sotos fluviales.

Cualquier momento del año es bueno para observar hongos en nuestros entorno y en particular en los bordes y taludes de nuestros ríos. Algunas especies interesantes observadas.
 Una gran masa sobre un tronco de chopo en descomposición, se trata de un Mixomiceto, Reticularia lycoperdon.
 En una sección se observa que en realidad se encuentra en fase plasmodial y forma una masa gelatinosa que en la madurez se convertirá en polvo.

 Sobre ramitas diversa, algunas de thujas de repoblación, pero también de otras especies arbóreas la llamativa Sarcoscypha coccinea.

 Mucha más rara y anormal estos pequeños discos sobre los taludes arenosos y musgosos que corresponden probablemente a formas inmaduras de Discina melaleuca.
 Entre la hierba en zonas muy abonadas una especie interesante el Coprinellus domesticus.
 Este coprino se caracteriza por la presencia de un velo general en forma de pequeñas escamillas o granulaciones ocráceas o amarillentas.
 Sobre excrementos de vaca antiguos agrupaciones de pequeños discos amarillo que corresponden a la Cheilymeniga granulata.
Estos discos de hasta 4 mm de diámetro presentan en borde sutilmente dentado pero sin pelos ni pestañas como es normal en la mayor parte de las especies de este género.