lunes, 23 de junio de 2014

Echarri - Aranaz. 22/6/2014

Por fin parece que tímidamente empieza a mover la micología de primavera y que las tormentas primaverales están haciendo su efecto. Aunque en muy reducida representación ya hemos podido observar algunos representantes de las familias más tempraneras, Boletáceas, Amanitáceas y Russuláceas.
El hongo negro u ontobelza, Boletus aereus, empieza a aparecer aunque difícil verlo y máas dificil recogerlo por la presión que sufre.
Junto al éste el más típico de esta zona y el que suele aparecer primero, el Boletus reticulatus, u hongo de primavera, ontozuri
 
Con menos interés gastronómico, pero más bello quizás que los anteriores el Boletus ferrugineus, hongo de grandes poros poligonales con un ligero azuleamiento y con un sombrero que recuerda al Boletus pinophilus
Y como muy especial, el hongo de rey, Boletus regius, un precioso hongo carmín de poros, pie y retícula amarilla que no azulea y un excelente comestible
Entre las amanitas, las primeras que acompañan a los Boletus, la Amanita excelsa con sus dos variedades la excelsa y la spissa que mostramos en la foto, ésta última de pie engrosado hacia la base y la primera cilíndrico. Junto a ellas por supuesto no ha faltado la Amanita rubescens.
Las Russuláceas, los "gibelurdiñes" en sentido popular, también empiezan a aparecer, el primero que hemos visto bastante bien representado es el Lactarius piperatus, de láminas muy apretadas y abundante leche blanca muy picante. También hemos visto el Lactarius acris de leche blanca que se pone rosa en menos de un minuto.
Y por supuesto también han empezado a mover otras menudencias, de gran interés para los verdaderos micólogos, como el Marasmius splachnoides, entre otros.
Otras especies de interés observadas: Cortinarius rubicundulus, Leccinum pseudoscabrum, Megacollybia platyphylla, Cantharellus cibarius, rebozuelos o zizahori que localmente ya empiezan a aparecer con cierta abundancia, Polyporus tuberaster, Hypholoma fascicularis, etc.