jueves, 13 de noviembre de 2014

Puerto Echauri. 9/11/2014

Excursión micológica por bosques mediterráneos de carrasca y encina, Quercus ilex, abundantes hongos de encina y todo un atracón de Cortinarius.
El hongo de encinas, Leccinellum lepidum, de joven se parece mucho al Boletus aereus, pero éste presenta poros amarillos y carne amarilla que al partir enrojece lentamente para al final grisear. Aunque menos sabroso que el Boletus aereus es un buen comestible.
Más raro, otro precioso boleto, el Boletus lupinus, de poros rojo, sombrero igualmente rojizo, color purpurina y pie sin una clara retícula. En este caso no comestible.
Y de más interés micológico que gastronómico, el Aureoboletus gentilis = Boletus cramesinus, un pequeño hongo viscoso de un bello color rosado y unos poros de un amarillo oro que enrojecen algo con la edad y con los roces.
Una especie abundante y muy característica de estos bosques es el higróforo escarlata, Hygrophorus russula, una seta de porte y color de Russula, pero de carne fibrosa y un poco amarga, aunque se considera un buen comestible y bien preparado es muy agradecido.
Pero sin embargo lo que más abundaban son las especies de Cortinarius, entre las más llamativas y fáciles de reconocer el Cortinarius ionochlorus de un precioso color verde y láminas lilas antes de la madurez.
El Cortinarius bulliardi con un llamativo color rojizo en la base del pie, muy peligroso por su toxicidad y por los parecidos con el Cortinarius orellanus.
El Cortinarius anfractoides, de buen porte, aspecto de boleto, con láminas grisáceas, no típica de este género y de sabor muy amargo.
Muy llamativo y fácil de reconocer el Cortinarius rufoolivaceus, que como indica su nombre presenta aun sombrero rojo llamativo, con escamillas más oscuras y láminas verdosas u oliváceas antes de madurar. Pie provisto en la base de un bulbo marginado.
Y por último señalaremos en Cortinarius alcalinophilus como muestra de una gran número de especies de este género de coloraciones similares y muy difíciles de identificar sin el uso de reactivos químicos, microscopio y abundante bibliografía. 

RELACIÓN DE ESPECIES OBSERVADAS.

Un buen número de especies, más de 70, pero con gran abundancia de Cortinarius, más de 15 especies identificadas y otras más sin identificar e igualmente una buena representación de Tricholoma, incluyendo las típicas negrillas de pino.

Amanita citrina var_citrina, Amanita excelsa var_excelsa, Amanita mairei, Amanita ovoidea, Amanita pantherina, Amanita rubescens var_rubescens, Ampulloclitocybe clavipes, Armillaria mellea, Aureoboletus gentilis, Boletus aereus, Boletus chrysenteron, Boletus lupinus, Boletus queletii, Clitocybe dealbata, Clitocybe gibba, Clitocybe nebularis, Clitocybe odora, Cortinarius alcalinophilus, Cortinarius anfractoides, Cortinarius anomalus, Cortinarius bivelus, Cortinarius bulliardi, Cortinarius calochrous var_calochrous, Cortinarius candelaris, Cortinarius elegantior quercus-ilicis, Cortinarius fulvoincarnatus, Cortinarius glaucopus, Cortinarius infractus f_subhygrophanus, Cortinarius ionochlorus, Cortinarius lividoviolaceus, Cortinarius rufoolivaceus, Cortinarius venetus, Crucibulum laeve, Entoloma rhodopolium, Gymnopus dryophilus, Hebeloma longicaudum, Hebeloma sinapizans, Hydnum repandum, Hydnum rufescens, Hygrocybe conica, Hygrocybe mucronella, Hygrophorus persoonii, Hygrophorus russula, Lactarius aurantiacus, Lactarius chrysorrheus, Lactarius mairei, Leccinellum lepidum, Lepiota castanea, Lycoperdon molle, Lycoperdon perlatum, Lyophyllum transforme, Macrolepiota mastoidea, Mycena pura, Otidea cochleata, Ramaria flava, Russula nobilis, Russula olivacea, Stereum hirsutum, Tremella mesenterica, Tricholoma acerbum, Tricholoma album, Tricholoma atrosquamosum var_squarrulosum, Tricholoma orirubens, Tricholoma scalpturatum, Tricholoma sudum, Tricholoma sudum, Tricholoma sulphureum, Tricholoma terreum, Tricholoma ustale, Xerula radicata