domingo, 7 de agosto de 2022

Especies raras del primer semestre del 2022 apenas observadas en años anteriores

En este primer semestre del año 2022 hemos registrado algunas especies que podríamos considerar raras e interesante y algunas se podrían considerar en peligro de extinción dado que en los últimos 10 años solo se han observada en una o dos ocasiones.


Vamos a ver algunas de ellas,


Volvariella hypopithys, fue registrada en abril por Luis García Bona en la ribera del Aragón en Sangüesa.


Gyromitra esculenta una especie muy característica en estos últimos 10 años solo se ha observado en mayo de este año en la sierra de Leire por Ána Eguaras.


Geoscypha ampelina esta peculiar y bonita peziza se registró por primera vez en marzo de este año sobre un tocón musgoso en el valle de Anué por Luis García Bona


Inocybe dulcamara, aunque ya se disponía de una cita de esta especie en julio del 2017 en la Ulzama, es una especie rara que se ha vuelto a observar en abril de este año en los robledales del valle de Ollo, en ambos casos por el mismo observador Luis García Bona.


Paxina queletii, pequeña y rara oreja de asno observada en marzo por Miguel Urra en Esteríbar, aunque sería conveniente confirmar la especie dado sus parecidos con la Helvella acetabula mucho más común.


Cortinarius mucifluus es una especie que presenta sus complicaciones de identificación por su parecido con otras especies afines, no obstante, se trata de una especie rara que solo se ha citado dos veces en estos últimos 10 años, Luis Caro la registró en octubre del 2020 en los hayedos del valle de Anué y en mayo de este año Peio Zapirain la ha vuelto a registrar en los Hayedos de Ulzama, no muy lejos de la anterior cita.


Morchella costata y en especie la forma acuminata de cabeza muy alargada y apuntada ha sido registrada este año por primera vez en estos últimos 10 años en repetidas ocasiones en mayo, tanto en el valle de Allín por Luis García Bona como en la sierra de Illón tanto por Ana Eguaras como por Luis García Bona.

Por último mencionaremos algunos Afiloforales que también han sido registrados este año por única vez en toda la última década, aunque evidentemente se trata de un grupo de hongos menos atractivos para los aficionados y más difíciles de observar e identificar por lo que no resulta tan raro que no aparezcan citados en más ocasiones.


Subulicystidium longisporum, fue comprobada su presencia en febrero sobre una rama muy descompuesta de haya en el valle de Olaibar por Luis García Bona.


Inocutis tamaricis es un yesquero muy común que ataca a las diversas especies de Tamarix, tamarices o taray, como estas especies solo aparecen en Bardenas muy secas o en jardines no es una especie que se observe con frecuencia, en los últimos 10 años tenemos registradas su presencia en dos jardines de Pamplona, en 2016 por Luis García Bona y este año por Miguel Urra.


Ceriporia viridans es una costra de la que normalmente nadie se fija, fue comprobada su presencia en marzo de este año sobre una rama muy descompuesta de haya en el valle de Anué por Luis García Bona, anteriormente en 2012 también se registró en la Ulzama.


Datronia mollis = Cerioporus mollis es una yesquero raro pero bastante característico por sus gruesos poros que se ha registrado un par de veces en los últimos dos años, Miguel Urra lo registró el pasado año y Marleen Paridaens este último año.